Ahora sí agarramos carretera, pero en esta ocasión fuimos preparados, con un tanque de gasolina extra, (que al final no usamos), un gato en caso de problemas con las llantas, binoculares, cámara, navaja, mapa y muchas ganas de agarrar monte...

El destino?... La Cuesta de Malena, ese punto olvidado en la geografía norteña, poco transitado y realmente casi desconocido por la mayoría de los coahuilenses, ese punto hasta donde llega la carretera a poca distancia (relativamente) de Boquillas del Carmen..

Después de recorrer 140 kilómetros por un paisaje hermoso, observando largas y abrutas sierras, grandes pastizales y uno que otro bosque pintado de matices rojos y verdes, llegamos a un retén militar a la altura de Los Melones.

Después de un chequeo de rutina con los militares, les comentamos que iríamos a la Cuesta, ellos nos dijeron que en invierno luce espectacular con la nieve sobre los campos... era Febrero, así que desafortunadamente nieve no veríamos.

La Cuesta de Malena no quedaba lejos de ahí, nos dijeron de un túnel que atraviesa la sierra La Encantada para llegar a una mina de Fluorita, WoW!! tenía que verlo, que no me cuenten!

Primero llegamos a la Cuesta de Malena.
Paisajes hermosos, curvas pronunciadas entre voladeros, peñascos y sierras boscosas... FASCINANTE!!

Hay un cuerpo de rocas enormes, como órganos en color naranja, erosionados por el hielo, el viento y la lluvia, nos bajamos a conocerlo, encontramos una cueva que bauticé como "Cueva Redonda", desde ahí podía ver todo el valle y no dudo haya sido ocupado en algun tiempo por los nómadas de mi norte.

Escalamos una sierra cercana, podíamos percibir el olor del orégano mientras nos agarrabamos de los encinos para poder subirla, el crujir de las hojas y la vista a esa altura fué de lo mejor... por supuesto que nos dimos raspones, trancazos y caídas, pero se disfruta.

Camino de regreso, sorpresivamente se atravesaron por la carretera dos venados cola blanca a pocos metros de nosotros para perderse entre saltos en los matorrales y bosques de yucas, no me dieron tiempo de preparar la cámara pero aún así emocionado pude grabarlos mientras se alejaban subiendo la falda de la sierra.

También vimos un halcón posado sobre un mezquite, observando el valle se dejó tomar video, hasta que tomó vuelo de una manera soberbia que me dejó asombrado con su belleza.

La Cuesta de Malena se encuentra ubicada sobre la carretera federal no. 53 aproximadamente a 140 km de Múzquiz, en el estado de Coahuila. Es un punto que por su lejanía ha conservado sus encantos naturales.
A pocos kilómetros se encuentra el camino de terracería que conecta con Boquillas del Carmen en la frontera con Tejas.
Pero... Porqué se le llama "Cuesta de Malena"?

Se le llama "de Malena", porque hace muchos años en la misma Cuesta habitaba una solitaria anciana llamada Malena, que tenía un puesto humilde donde vendía café de olla, cigarros, comida y demás artículos que los viajeros y en su mayor parte traileros de fluorita pudieran necesitar.

Durante muchos años, ese punto era una parada obligatoria para los traileros. Con el tiempo se le fué conociendo como "La Cuesta de Malena"...

La señora murió, el puesto desapareció, los perros que le hacían compañía se fueron.

Pero su nombre se quedó... su recuerdo aún existe y ahora un punto geográfico del norte lleva su nombre.


Al morir, fué sepultada cerca de la Cuesta, el lugar en el que vivió y que hoy es conocido como la Cuesta de Malena...
Antes de llegar a la cuesta de Malena, existe una desviación hacia la sierra La Encantada, es terracería pero es un camino en buenas condiciones.

Poco a poco vas subiendo por la falda de la sierra.
Ahí las curvas no son muy pronunciadas y desde lo alto puedes ver todo el valle, sus caminos trazados y las sierras que se pierden en el horizonte, hasta que llegas a la boca del tunel, que tiene una longitud de 870 mts.
Se construyó para agilizar los tiempos de los camiones que transportan fluorita, pues es una zona de explotación de este recurso mineral.

Antes de la construcción del tunel, hacían más de dos horas en llegar al otro lado de la sierra y ahora lo hacen en menos de 20 minutos!
Es muy interesante recorrerlo, tocar sus paredes y llegar al otro lado de la sierra entre vistas hermosas en sólo unos minutos.