Su nombre científico es Acacia rigidula, y aquí en el norte lo llamamos "Chaparro Prieto".

Pertenece al género de las Acacias como el Huizache, es un arbusto comunmente encontrado en terrenos pedregosos de drenaje moderado a rápido y como parte de la comunidad vegetal en matorales submontanos.

Por lo regular mide de 1.50 a 3 metros de altura, pero algunos ejemplares alcanzan alturas de hasta más de 4 metros, sus espinas son numerosas, rectas y están agrupadas en pares, unidas de la base al tronco y ramas.

Es muy abundante en el norte de Coahuila y se puede encontrar en los tres estados del noreste y en el sur de Tejas, donde se le llama "Black Brush", es altamente resistente a las sequías y temperaturas extremas.

El Chaparro Prieto, con su peculiar nombre tiene poco de bonachón.
Como una planta que ha evolucionado en terrenos agrestes donde el agua es de vital importancia por las pocas lluvias, y las que llegan, lo hacen en chubascos torrenciales; ha generado unos sistemas de defensa que ponen a raya a los venados u otros hervíboros que desean alimentarse de sus hojas.

Así podemos encontrar barreras físicas como agudas espinas en sus ramas que harían pensar dos veces el acercarse a ellas, hasta defensas químicas en sus hojas que contienen diversos alcaloides y compuestos químicos evitando ataques de insectos dañinos, así como de algunos hambrientos y despistados venados.

Pero no todo en el Chaparro Prieto es defensa y hostilidad, precisamente en éstas semanas de finales de Febrero podemos ser testigos de un hermoso espectáculo de floración de ésta planta norestense.
Al norte de Melchor Múzquiz, en las cuestas y lomeríos podemos encontrar grandes poblaciones sanas de Chaparro Prieto (Acacia rigidula).

El monte coloreado de matices amarillentos a cremas e inundado de un delicioso aroma, ofrecen una atmósfera agradable al visitante que se atreve a recorrer y apreciar la magia de éstas comunidades vegetales...

Sus flores se agrupan en racimos de hasta seis espigas de un color que va del crema intenso al amarillo, en éstas fechas sus troncos lucen desnudos, solamente con espinas y repletos de flores, ya que las hojas empiezan a crecer después de la floración.

El Chaparro Prieto es un elemento muy importante en el ecosistema, ya que sus flores atraen abejas y otros insectos polinizadores que al alimentarse de ellas complementan el ciclo de la vida en las vastas llanuras del noreste.
Como Múzquiz es un territorio muy rico en ecosistemas, podemos encontrar Chaparros Prietos entreverados con pinos y encinos en las faldas de la Sierra Hermosa de Santa Rosa como parte del matorral submontano o mezclados entre arbustos de Cenizos en las asoleadas llanuras.

En las ciudades de la región carbonífera de Coahuila, se podría pensar que el Chaparro Prieto es un arbusto invasor u oportunista, ya que prolifera y crece sin problemas en terrenos que han sido afectados por el hombre o devastados por el ganado...

Pero yo creo que es una prueba genuina de su adaptación al entorno, no es fácil crecer en un terreno agreste y el hecho de que ésta acacia se propague a la menor oportunidad me indica que es una triunfadora en la evolución.