Leucophyllum frutescens o mejor conocido como "cenizo", es un arbusto típico de los desiertos del noreste de México y se le llama así por la apariencia verde-grisáceo de sus aterciopeladas hojas.

Su distribución abarca los tres estados del noreste de México, adentrandose a Tejas donde se le conoce como "Texas Sage".

El Cenizo es un arbusto de follaje denso y perenne que varía en tamaño desde unos pocos centímetros, a un metro y medio de altura o más, sus hojas son pequeñas, aterciopeladas y de un color blanquecino pardo que le dan el nombre común de cenizo.

Crece sobre suelos delgados, calizos y pedregosos, con drenaje moderado a rápido, además es extraordinariamente resistente a la sequía y a condiciones de sol extremo.

La mayor parte del año tiene una atractiva coloración gris, pero después de las lluvias del verano aproximadamente en Agosto y Septiembre, el cenizo ofrece un espectáculo floral hermoso, colorea el monte de púrpura, embelleciendo el desierto con color durante unas pocas semanas o días, dependiendo de la humedad en el ambiente.
Por ésta razón, el Cenizo es muy utilizado como planta de ornato y así podemos encontrarlo en diversas ciudades cercanas al río Grande, siendo parte de jardines que alegran el entorno en época de floración.
De las plantas nativas del noreste, el Cenizo es de las más populares en jardinería.

En territorio de Nava, al noreste de Coahuila, es donde he encontrado grandes poblaciones saludables de cenizo y en verdad que es un gusto apreciar éstos hermosos arbustos en época de floración.

En su ambiente natural tiene pocos enemigos, siendo un arbusto muy resistente a las plagas y aunque sus hojas son consumidas por venados, otros animales buscan protección bajo el Cenizo; así podemos encontrar comunmente a la caramuela, que busca lugares altos en época de lluvias, aferrandose fuertemente a sus tallos.

El Cenizo forma parte también en las comunidades de matorral submontano,donde se asocia con otras plantas como el chaparro prieto, madroño y encino, ésto lo podemos apreciar en las faldas de la Sierra Hermosa de Santa Rosa en Múzquiz, Coahuila.
En alguna ocasión me comentaron de la existencia de un "cenizo blanco"... muy raro. Que a diferencia del cenizo tradicional que florea moradito, éste lo hacía con flores blancas.

" Que no es muy común", "que lo han visto en un camino de terracería muy escondido y nada más hay uno"... tal pareciera que estabamos tratando de un escurridizo animal nocturno que no se dejaba ver por la gente, como si fuera un fantasma.

Además, tomando en cuenta que solamente lo identificarías en temporada de lluvias cuando florece.
Porque de día todos los cenizos son pardos... literalmente.


Me intrigué.

En la pasada temporada de lluvias, que aquí en el norte no es muy seguido, aproveché una vez que los cenizos habían explotado en tonalidades púrpuras sobre las llanuras para ir en busca del cenizo blanco.

Recorrí muchos kilómetros entre arbustos, dando vueltas, tratando de encontrar el cenizo blanco detrás de algún cenizo morado o alguna yuca, escondido... después de un buen tiempo, encontré uno.
Debo decir que en realidad no es muy común, ya que solamente encontré ese entre cientos de cenizos de flor morada que pintaban de alegría las llanuras de San Juan de Sabinas, Coahuila.
Me emocioné!

Tomé la ubicación del cenizo blanco, lo inspeccioné desde el tallo hasta la punta de su flor más alta, me alejé y aprecié el contraste de su flor blanca en esa fiesta de color púrpura. Se veía solitario. Tomé un ramo de flores blancas y un ramo de flores moraditas, las comparé y las dos me gustaron!

Llegué a casa felíz por haber tenido la oportunidad de ver ese enigmático cenizo. Al empezar a documentarme sobre el cenizo blanco para conocer más acerca de ésta peculiar variedad, me doy cuenta de que no es natural... es una variante del cenizo desarrollada en la Universidad de Texas A&M, por el botánico Benny Simpson. Liberada en 1982, junto a otras variedades experminentales de cenizo.

El Cenizo Blanco no fué hecho por natura, fué hecho en probeta.

Oficialmente se llama Leucophyllum frutescens White Cloud™ , como marca registrada.

Ahora entiendo porqué no es muy común, aún así el Cenizo Blanco es hermoso y me sorprende el hecho de haber encontrado uno en los montes más alejados de San Juan de Sabinas, Coahuila.

Cómo llegó ahí?... eso no lo sé.